El 10 de julio tendrá lugar una reunión informativa para las familias de nuevo ingreso

Ya no queda nada... Comienza una nueva etapa

Si a nosotros nos cuesta volver al trabajo tras las vacaciones y adaptarnos a la nueva situación
 ¿Por qué con los niños iba a ser diferente?


Tu hijo o hija se va a incorporar dentro de poco a nuestra Escuela. Ello nos llena de orgullo a la vez que de responsabilidad.

Esperamos estar en contacto permanente con vosotros para que podamos tener unas pautas de comportamiento homogéneas ante vuestro hijo o hija. Es evidente que los mensajes que reciba no pueden ser contradictorios en el momento que esta construyendo su personalidad y precisa de unos modelos estables en los que fijarse

El niño o niña, durante los primeros días de asistencia al Centro va a sufrir una serie de cambios. Tened en cuenta que pasa de estar en un medio en el que él es el principal y único protagonista, a otro en el que va a tener que convivir, relacionarse y compartir con sus iguales. Además tiene que incorporarse a un nuevo ambiente donde personas, espacios y materiales son desconocidos para él.

Los primeros días deja una profunda huella sobre el sentimiento de seguridad. Esto es lo que los docentes conocemos como período de adaptación.
Este período supone un "trabajo activo" por parte del niño o niña, pero también de familia y docentes.

Nosotros hemos programado unas actividades extraordinarias para que este período sea lo más gratificante para vuestro hijo o hija, pero queremos que colaboréis con nosotros.


Tanto los primeros día de cole como los días previos, hay que hablarles de la escuela infantil, de las seños y de los nuevos compañeros con actitud positiva. Frases optimistas como “te lo pasarás muy bien”, “conocerás muchos amigos”, "en la clase hay muchos juguetes que compartirán contigo",  “vas a pintar, cantar, bailar y divertirte un montón” suelen ayudar mucho.

La incorporación en el Centro produce una serie de cambios, pasará por distintas etapas, que tampoco suele durar mucho. En cualquier caso, vuestra actitud será cariñosa, comprensiva, pero firme.
Os aconsejamos que  lo mejor es despedirse del niño antes de que se abra la puerta, incluso por el camino explicarle lo que va a suceder para no causarle una angustia añadida al hecho propio de la separación.
Si os quedáis alargando la despedida demasiado tiempo, sólo conseguiréis alargar su sufrimiento.
No queremos decir que con esto el niño no llorará. Aunque os despidáis de él puede que llore, es inevitable (además de normal y sano) que sienta angustia al separarse de sus padres, pero al menos no es la desesperación al ver que te han dejado en un sitio hostil y tus padres desaparecen como por arte de magia.
Con el pasar de los días, cada día haciendo la misma rutina, el niño entrará a clase más o menos contento, pero tendrá la seguridad de que mamá y/o papá volverán luego a recogerle para ir a casa.

En estos primeros días, puede traer algún objeto al que tenga cierto apego que le haga más cómoda y agradable su adaptación al nuevo ambiente.


Esperamos vuestra colaboración. Todo aquello que desees saber o preguntar así como cualquier problema, ya se refiera al Centro o al desarrollo de tu hijo o hija, no dudes en comunicárnoslo. 

Te ayudaremos en todo lo que sea posible.


1 comentario:

Archivo del blog

Últimos Comentarios


Subir a Inicio