Nuestro centro permanece abierto de 7.30 a 17.00 h desde septiembre hasta julio

Familia Carretero de Luque 2ª Parte

(Dibujo de Patri, la mamá de Marta y Sara C.)

Comienzo a escribir para contaros nuestra experiencia este curso en El Triángulo, y se me hace un nudo en el estómago, porque esta vez, estas palabras son de despedida, porque el próximo curso Martita = Martiluki = Martuki va al cole de los GRANDES.

 Como os contamos el curso pasado, estamos muy contentos con la Escuela desde que entramos en su mundo de Pitufos y Duendes con Sarita en septiembre de 2011.





Martita este curso 2013/14 tuvo un comienzo (y sólo fue el comienzo) muy diferente al curso anterior. Las primeras semanas de curso siempre entraba llorando (ya no estaba su hermana Sara en la clase de al lado) Las seños nos decían que al ratito se le pasaba, y si soy sincera, me costaba creer lo que me decían… hasta que un día lo vi con mis propios ojos.



El lloroso comienzo fue breve, Martita volvió a entrar corriendo cada mañana. Como vivimos cerca, solemos pasar por la puerta de la escuela muy a menudo. Cada vez que pasamos por delante de la puerta Marta dice: “mira, mi guarde”, y es que en el cómo lo dice, en ese hacerla suya, nos damos cuenta de lo a gusto que ella está allí.
Una noche pasamos en el coche, vio “su guarde” y nos preguntó: “¿puedo dormir en la guarde, porfaaaa?”
Que tu hija de casi tres años, que siempre quiere estar contigo te diga eso, sorprende, y sorprende para bien. Y es que es una suerte haber podido compartir los primeros años de nuestras pequeñas con todas las seños del Triángulo.

Como se trata de una experiencia vivida, no diré las cosas que encontrarán los nuevos peques en el CEI El Triángulo, sino las que echaré yo de menos como padre... Como por ejemplo, las notas en la agenda, los disfraces, las actividades, los sellitos (bueno, Sara y Marta nos seguirán pidiendo que las llevemos a que la Seño les ponga un sellito). Echaré de menos las fiestas, buscar juguetes de colores, escuchar ¨papi quiero ir a la guarde¨, por supuesto echare mucho de menos a Pichirilo, nombre que acuñé en femenino para mis duendas, el suelo acolchado donde me he despedido de las nenas tantas veces hasta las 3, los cantajuegos sonando a veces (para disgusto de alguna :P) al ir a recogerlas, todos los peques saludando desde dentro...
Y por supuesto, echaré de menos mucho a las Seños, 3 años de confiarles lo que uno mas quiere en este mundo no se olvidan, no se olvidan los ¨hasta luego papi¨ mientras veía entrar contentas a las bichos, es duro tener que mantener el nivel de energía necesario para estar con todos esos peques a la vez, espero que os recompensen con muchas sonrisas, besos, primeras palabras, con cosas que aprenden gracias a vosotras...


A los padres que barajen la opción los animo sin dudar a elegir el CEI el Triángulo con la única pega de que lo echarán mucho de menos cuando los nenes lo dejen para ir al cole, lo añorarán casi, casi tanto como yo. 



Los papás de Martiluki y Saruki: Ale y Patri

PD: Vanesa, Pepa, Silvia, Rosa, Esther (Marta preguntó mucho por tí) si alguna vez Patri y yo volvemos a ser padres esperamos tener la suerte de conseguir los puntos necesarios ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

Últimos Comentarios


Subir a Inicio