Nuestro centro permanece abierto de 7.30 a 17.00 h desde septiembre hasta julio

El Masaje Infantil

Según el Dr. F.Leboyer, ser cargados, acunados, acariciados, tocados, masajeados, cada una de esas cosas es alimento para los niños pequeños, tan indispensable, sino más que vitaminas, sales minerales y proteínas. Si se lo priva de todo eso, y del olor y de la voz que tan bien conoce el niño, aunque esté harto de leche, se dejará morir de hambre.
Imagen
El masaje infantil facilita los vínculos afectivos porque incluye los elementos principales para establecerlos: contacto piel a piel, contacto con la mirada, sonrisa, sonidos, abrazos, caricias, olor, respuesta a los estímulos e interacción. Estos elementos garantizan la calidad de la intimidad entre los padres y el bebé. Así, el masaje infantil ayuda a crear y a favorecer los lazos entre las figuras vinculares y el bebé, que tan importantes son en la relación y comunicación entre ellos. Los padres que han practicado el masaje diario con su bebé, han desarrollado con más facilidad esa interacción afectiva.






El masaje infantil o Shantala, es el arte de masajear a los bebés y a los niños, resulta ser un excelente método para establecer lazos afectivos entre éstos y sus padres, aportando muchos beneficios. Estudios realizados concluyen en que el masaje reduce los niveles de cortisona, la hormona del estrés y afecta la liberación de la melatonina.








El masaje infantil hace que los niños adquieran resistencia en el organismo, tranquilidad en el sueño, y tengan un desarrollo psíquico positivo. Es uno de los momentos preferidos de los bebés. 
Durante los masajes, los bebés sienten una sensación muy agradable porque no se trata solamente del contacto de pieles, sino también de sentir sensaciones a través de la audición, del olfato y de la visión. Si el masaje hace parte de una rutina diaria, el bebé sabrá, por ejemplo, que después del baño y antes de que le pongan su ropita, alguien (sea la madre o el padre u otra persona) le proporcionará este momento tan esperado. 
Al oír a su madre refregándose las manos con el aceite o la crema, el bebé ya se sentirá preparado para vivir la agradable experiencia del masaje. En estos breves minutos, el bebé encontrará la paz y disfrutará de un enorme placer. A la mayoría de los bebés les encantan el contacto físico. No es de extrañar que los masajes tengan un efecto tan calmante y relajante para ellos.

1 comentario:

  1. Muy buena la ayuda que aportas ya que en los primeros días de vida son los momentos clave y los masajes infantiles les va de maravilla, gracias por compartir

    ResponderEliminar

Archivo del blog

Últimos Comentarios


Subir a Inicio